Domingo 28º Tiempo Ordinario                             &nb...">


Domingo 28º Tiempo Ordinario 

Domingo 28º Tiempo Ordinario                                                         

                                                                 Mateo 22,1-14

"Venid a la boda"

 

            Jesús, sigues en tu empeño de explicar cómo llegar al Reino. Todos escuchamos para aprender. Hoy es el banquete de bodas. Todo transcurre de un modo sencillo: un Rey celebra la boda de su hijo e invita a muchos para que participen de su alegría. Se vuelca en los preparativos y está pletórico. El problema viene cuando empieza a recibir desprecios de aquellos en quien esperaba que compartirían su gozo. ¿Cómo es posible tanta ingratitud? Y su corazón de Rey y de padre se siente despechado. Respuesta rápida: fuera aquellos desagradecidos.

 

Pero, ¿dejaría de celebrar ese banquete de su vida? En modo alguno, porque Él era Rey y padre tenía poder y poderío suficiente: “Buscad a otros”. Los primeros no me sirven, no han querido, tuvieron otras preferencias. Pero yo, grande y generoso, no voy a renunciar a dar lo que he preparado.

En estos momentos, ¿miraría Jesús a aquellos sacerdotes y ancianos intentando penetrar en su alma para que entendieran? ¡Jerusalén, Jerusalén…!

 

            Salid a los caminos e invitad a aquellos que nunca soñaron con un banquete y decidles: “Venid a la Boda”. Entonces acudieron muchos, “buenos y malos”. Para todos había sitio. Pero, de pronto, una sorpresa; hay alguien, que no sabemos si es bueno o malo, pero resulta que no tiene “traje de fiesta”. ¿Qué ha pasado, Señor, con este pobre? ¡Se le ha olvidado recoger el traje a la entrada y vestirse para la ocasión…!

 

Muchos son los llamados, pocos los escogidos. En mi cortedad, pienso que el Rey no miró ya si eran buenos o malos, ricos o pobres, de su territorio o de otros, lo que miró es que se hubieran revestido “del traje de fiesta”, es decir, de esa actitud limpia y confiada para compartir el Banquete, para hacerse uno con el Rey que les presentaba al Hijo, y para aceptar a ese Hijo con todas las veras de su corazón. Habían sido llamados. ¡Qué maravilla que pudieran ser escogidos! ¡Señor, que no me falte el traje de fiesta cuando me llames a las Bodas del Cordero!

 

 

"Nadie es pobre para llevar el vestido nupcial"

San Agustín. Sermón 95,7.



Publicada el 15 Oct 2017

Otras Noticias

Publicada el 17 Nov 2017

Domingo 32º Tiempo Ordinario Publicada el 12 Nov 2017

FIESTA DE TODOS LOS SANTOS Publicada el 01 Nov 2017

Domingo 31º Tiempo Ordinario Publicada el 27 Oct 2017